En La Casa del Jamón tenemos una selecta variedad de jamones y paletas muy diferentes en base a la pureza de la raza del cerdo ibérico y al tipo de alimentación. Les mostramos como reconocerlas.

El jamón de bellota 100% ibérico viene de un cerdo 100% ibérico (padre y madre) y ha sido alimentado con bellota en la temporada de montanera.

¿Cómo saber si estamos ante un jamón ibérico puro de bellota?

En el caso de los jamones ibéricos puros de bellota o jamones de bellota 100% ibéricos (según la nueva normativa vigente) hay una serie de indicaciones que nos permiten distinguir que estamos ante un jamón ibérico de máxima calidad. Características como la morfología del jamón o la grasa nos indican si estamos realmente ante un jamón ibérico puro de bellota de máxima calidad.

Características morfológicas:

  • Jamón estilizado y caña fina. El cerdo ibérico de raza pura posee un esqueleto y extremidades más alargados.

  • Pezuña alargada y desgastada al andar por el campo.

La grasa externa del jamón (antes de ser abierto).

  • Textura de la grasa: La grasa del jamón es lo que determina la alimentación que ha llevado el animal en vida. En el caso de un jamón ibérico de bellota la grasa debe ser suave al tacto y la misma debe hundirse con facilidad al ser presionada, volviendo rápidamente a su posición normal.

  • Color de la grasa. Muy relacionada con la curación, el color oro (amarillo oscuro) es el que predomina en los jamones ibéricos puros de bellota , este color denota claramente que el cerdo ha sido alimentado con bellotas suficientes durante la Montanera.

Además el peso del jamón y el precio del mismo son claros indicativos.

  • Peso del Jamón de unos 7 kilos. El peso normal de un jamón ibérico debe estar comprendido entre 7 y 8 kg aproximadamente. Los cerdos ibéricos puros son más pequeños que los cerdos cruzados, teniendo una menor estructura ósea.

  • El precio del jamón. El proceso de elaboración del jamón de bellota 100% ibérico es muy largo con una duración total de al menos cinco años partiendo del momento del nacimiento del cerdo ibérico. Consecuentemente estos procesos y la alimentación con bellota marcan unos niveles de precios “mínimos”. 

No obstante al final la garantía del establecimiento en el cual adquirimos el jamón ibérico puro de bellota y la marca (fabricante) son siempre determinantes a la hora de la elección del producto. Desconfíe de una tienda que diga vender jamón de bellota 100% ibérico demasiado barato, ya que probablemente, no le estén vendiendo un jamón de esa categoría y calidad.